Magazine

DETOX OFFLINE: no estoy para nadie



Foto de Constanze Saemann 
Estado actual: borrando WhatsApp 



Sentimientos al respecto: liberador


Pregunta rápida: ¿realmente podríamos, como sociedad civilizada que somos, empezar a darnos cuenta de que tener un móvil conectado a internet no significa estar disponible (y accesible) a todas horas para con todo el mundo? 

Hace unos minutos mi madre me ha regañado por responder tarde a su WhatsApp. Y le tuve que explicar que sí, lo había visto, pero no respondía porque estaba en otras cosas, sin ganas de conectarme al WhatsApp. Ella siguió sermoneándome; un poco hipócrita por su parte, dado todo lo que me recrimina siempre por el hecho de "pasar mucho tiempo pegada al teléfono". 
Estos días mi compañera de trabajo ha estado claramente insatisfecha por mi salida del grupo creado en WhatsApp, grupo que tenemos para seguir hablando de trabajo en horas en las que no estoy trabajando. ¿Soy egoísta? Parece ser que sí, aunque yo diría que de forma inteligente. 
Mi mejor amiga dejó de hablarme varias semanas porque pensaba que estábamos enfadadas. ¿Enfadadas? ¿Desde cuándo? - Le dije yo. Ella me contestó que: "desde que no le contesté a un mensaje en el messenger de Facebook hasta unos días después de que me lo mandó (que fue exactamente cuando yo lo vi). 
Quiero decir, tengo un móvil, sí; y tiene internet, lo sé. Pero eso no quiere decir que esté disponible siempre que cualquier persona lo decida. Qué coño, ¿podría la gente dejar de creer que tienen el monopolio de toda mi atención las 24 horas del día, los 7 días de la semana? Eso es mucho tiempo, y yo lo necesito muchas veces para dedicármelo a mí misma, aunque sea para estar mirando a las musarañas. Por eso, aunque, estoy muy agradecida de tener esta herramienta tan poderosa que me permite para estar en contacto con los míos en cualquier momento, también quiero ser capaz de dar un paso atrás y vivir mi vida en el presente. Y si lo sentís de esta manera, aquí os dejo unos buenos consejos para pasar de todo y deshaceros del móvil por un tiempo (por muy breve que sea):

  1. Es imprescindible no decir que te vas a tomar un tiempo de vacaciones en las redes sociales para empezar a despedirse por medio de instastories como si estuvieras anunciando el día de tu juicio final. Si quieres desconectar, hazlo. La gente ya se dará cuenta de tu ausencia (seguramente cuando vuelvas).
  2. Haz planes, vive la vida. Sal a correr, a pasear, a respirar aire y a estar entre la gente real. Intenta conectar con alguien y entablar conversación, como a la vieja usanza ¿Qué hacíamos cuando no existían las redes? Yo recuerdo pasar las tardes tirada en un parque, de risas. Recrear esos momentos sin tener que actualizarlo por las redes es un must. 
  3. No pasa nada si no respondes a las llamadas/mensajes al momento, tómate tu tiempo y hazlo cuando te apetezca. Una vez que lo hagas, llama en vez de mandar mensajes. Si eres de las valientes, atrévete y desactiva el  WhatsApp, el Instagram, el Facebook... lo que más te consuma por dentro. 
  4. En vez de seguir las aventuras de tus amigos influencers por Instagram, coge un libro y sumérgete en él. O tira la casa por la ventana y ponte a escribir. Estudia un nuevo idioma, pinta, aprende sobre algo de lo que siempre habrías querido aprender pero que nunca has tenido tiempo para hacerlo. Te aseguro que con tanto tiempo libre sin dedicar a meterte en los asuntos de los demás, te volverás más creativa e incluso puede que se te ocurran ideas revolucionarias. 
  5. Si eres de las que sufren "nomofobia", (miedo a perderte las actualizaciones más interesantes), dedícale una hora al día. Una hora antes de dormir puede ser buena hora.. estarás relajada, y lo disfrutarás como un entretenimiento pasajero. 
SHARE:

2 comentarios

  1. Interesante reflexión.

    Es un hecho que con el uso de las nuevas tecnologías también ha cambiado la forma en que nos relacionamos.
    Yo personalmente soy de las que siempre, siempre lleva el móvil consigo. Accesible a una llamada, echar un ojo a las publicaciones (que no vida) de otros, o simplemente a iniciar o contestar a una conversación.
    Supongo que como todo, depende de la personalidad y el 'mood' de cada uno, ¿no?
    Entiendo que el receptor de mi mensaje no tiene la obligación de contestar en el mismo momento en el que le escribo, pero reconozco que cuando yo no contesto un mensaje es por falta de interés.

    Me apunto los tips, Taova!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Evelyn, esperamos que sigas compartiendo tus reflexiones, nos encanta!!!

      Eliminar

Blogger Template Created by pipdig