Magazine

A ti, Pequeña Gran Mujer



Antes de nacer ya lo escuchabas constantemente: “Es una niña”. Por favor, no dejes que nada ni nadie te diga qué significa esto, construye tú qué quieres que signifique para ti que seas una niña. 

No aceptes que seleccionemos a qué, con qué o con quién quieres jugar; no te vistas con ropa o colores que no te gusten; no permitas que te digamos de quién debes enamorarte y por supuesto, no consientas que te obliguemos a hacer cosas con las que no te sientas cómoda. 

Aunque habrá momentos en la vida en los que otras personas tomarán decisiones por ti, pregunta cuando no entiendas el porqué de algo y no te conformes con la respuesta si no te convence. Persigue tu opinión y defiende tu forma de ver el mundo, escuchando y valorando otras perspectivas, con respeto y asegurándote de que del mismo modo, se están escuchando y valorando las tuyas. Analiza bien los porqués que te dan, exceptuando el “porque eres una niña/chica/mujer”, ese nunca será un argumento válido. 

Toma tus propias decisiones siempre que sea posible y sí, vas a equivocarte, pero tu decisión siempre será la mejor si la has tomado de forma libre, de acuerdo a tus valores, creencias y emociones porque además, vas a aprender de ella.

A los hombres y mujeres adultos nos gusta pensar que llevamos razón pero esto no es siempre así. Por favor, tenlo en cuenta porque a veces se nos olvida lo muchísimo que podemos aprender de ti, por muy pequeña que seas. Por eso es importante que no te calles, ni si quiera en ese momento en el que te digo: ¡Cállate! Solo porque estoy enfadada y como soy mayor que tú, creo que debo tener la última palabra. Aprende a decir las cosas con respeto y si estás haciendo uso de esa herramienta, no dejes que nadie silencie tu voz.

Es importante que disfrutes de las personas de tu alrededor, aprendas con ellas, les enseñes y les quieras con todas tus fuerzas pero es más importante aún que aprendas a disfrutar de tu propia compañía, que te escuches y te quieras. Quiérete mucho, por favor.

Lo sé, nada de esto es una tarea fácil.  Soy adulta y todavía me estoy construyendo como mujer, como persona. Creo que es una labor que no tiene fin pero de la que disfruto día a día y de la que espero, aprendas a disfrutar también, dejándome acompañarte en el camino siempre que quieras.


Quería desearte un feliz día de la niña pero como eres única e irrepetible prefiero desearte una feliz vida, esa que solo tú puedes decidir cómo vivir.
Lucía Guerrero

SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig