Magazine

¿Chica o chico?



Os contaré algo que me paso ayer: 

Ayer lunes, nos acercamos mi novio y yo al supermercado a comprar algunas cosas que nos hacían falta en casa.Ya con la compra hecha, pasamos por la frutería que está debajo de casa.


Normalmente nos atienden dos personas de mediana edad, aunque la mujer estaba embarazada. Por eso, lo primero que pensé al no verla fue que ya habría dado a luz. En vez de ellos, se encontraba un chico joven, de unos 25-27 años en el mostrador. Mientras el pesaba las uvas, me miraba, ponía caras extrañas. Miraba también a mi novio. Nos cobró, y parecía que estaba tranquilamente viendo un partido de tenis... Hasta que me hizo la pregunta: Perdona, ¿eres chico o chica? Mi novio se ríe. Yo también: sí, soy chica - le dije. Me costó contestar pero lo hice, aunque ahora creo que no debí hacerlo. -"Es que pareces un chico y no me quedaba claro que eras una chica"- siguió él.

Os cuento esto, porque estoy un poco cansada de que por la forma vestir, de tener el pelo rapado, me pregunten este tipo de cosas. Desde pequeña, siempre he vestido un poco más “cómoda”. Siempre he optado por vestir menos ajustada, no me ponía pantalones cortos, ni camisetas entalladas. Simplemente me sentía incómoda con ese tipo de prendas. Mi madre se empeñaba en comprarme sandalias y las típicas manoletinas, mientras que yo siempre he elegido  ponerme mis zapatillas; Cuando me compraba algunas mallas, yo prefería elegir unos vaqueros tipo boyfriend; Y en vez de camisetas de tirantes, escogía las oversize.


A los 17 años empecé a cortarme el pelo. Supuse que necesitaba un gran cambio, porque estaba rota por dentro y necesitaba sentirme fuerte, necesitaba sentir que podía comerme el mundo siendo un poco más diferente. Después me rapé los dos lados dejándome el pelo tipo cresta. Unos dos años más tarde me corté el pelo súper corto, para dejar crecer mi pelo natural, estaba cansada de no ser yo misma, de ser una mujer, que por vivir en República Dominicana, tenía que verse obligada a alisarse el pelo con productos, ya que allí está mal visto, tener el pelo rizado. Ser natural.

Siempre he estado cuestionada por si me gustaban las chicas, por el simple hecho de no vestirme como las demás, de no utilizar maquillaje, o de no pintarme las uñas. Siempre he escuchado ciertos comentarios que hacen que dude de quien soy, de cómo debería de vestir, simplemente porque los demás siguen con los prejuicios de toda la vida y no son capaces de ver más allá.

Me gustaría que dejemos de juzgar, de decidir por los demás, por intentar inculcar ciertos cánones de belleza que no a todos nos gustan. Cada vez estoy más orgullosa de la nueva sociedad que estamos creando, porque somos capaces de elegir, de ser nosotras mismas sin importar nada más, sin importarnos siquiera la opinión que puedan tener ciertas personas hacia nosotros. 

Cada vez somos más las que nos sentimos libres.
Patricia Cuevas
SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig