Magazine

La Nueva Ley de Igualdad (Objetivo: techo de cristal)

Sarah Marie by Claudia Saimbert 

En la mayoría de las empresas, cuando acudimos  para encontrarnos con un responsable, directivo y/o encargado, descubrimos que estos puestos están ocupados por hombres. En España, “país socialdemócrata, moderno y pionero en leyes relacionados con la igualdad”, solo el 24% de las mujeres ocupan puestos de responsabilidad. Ante este dato, el pasado martes el Congreso  mediante votación, dio luz verde a la ley de igualdad propuesta por el Gobierno de Pedro Sánchez.


Esta nueva ley pretende equilibrar la presencia de mujeres en  puestos de responsabilidad. Entre otras medidas, prevé sanciones de hasta 50.000 euros para empresas que no cumplan los requerimientos establecidos en esta nueva norma. Su entrada supondría la entrada exponencial de la mujer en los puestos de altos mandos, y sin embargo, las empresas no tendrán que acatarla hasta 2023, que es cuando esta ley entrará en vigor.

Hay una denominación que se utiliza comúnmente para este objetivo: el famoso"techo de cristal"; Un obstáculo invisible, pero presente, que desestima las capacidades  y obstruye el crecimiento profesional  de las mujeres. De manera tradicional ha reinado el pensamiento de que "las mujeres somos propensas al celo, la simpatía y la intuición. Cualidades que, a menos que se mantengan bajo control firme, son peligrosas para los asuntos laborales más importantes". (Harold Nicholson) Por ello, han sido décadas y décadas en las que hemos tenido que luchar para hacernos un hueco en el mundo laboral, el cual pertenece a ambos géneros, pero por alguna razón la mayoría de las oportunidades profesionales se las lleva siempre el género masculino. 



Para enfrentarse a esto, el Partido Socialista  primero realizó una declaración de intenciones cuando presentó en Junio la composición de la ejecutiva de gobierno: un total de 17 ministros, de los cuales 11 son  mujeres y 6 hombres. Lejos de quedarse en un mero ejemplo, el gobierno sacó adelante esta ley de 49 artículos cuyo texto legal recalca la importancia de la conciliación, siendo esta un derecho que emana de la relación laboral y que prohíbe de forma expresa la discriminación directa o indirecta por ejercer este derecho. El asunto familiar es uno de los principales sacrificios que exigen los puestos de mayor responsabilidad, de hecho, la oportunidad de asumir una jefatura se produce en un momento vital en que muchas mujeres acaban optando por su vida personal, y de algún modo, sacrificando su carrera al renunciar la oportunidad por los diferentes motivos personales. Recalcar la importancia de la conciliación en una ley se basa en reconocer como derecho el  poder llevar la vida personal, familiar y la laboral “en armonía” sin que una  pueda suponer un freno para ejercer la otra libremente. Para ello, se han regularizado diferentes aspectos:

  • Se limita el derecho que tienen las empresas de distribuir irregularmente la jornada de trabajo y/o modificar consideradamente las condiciones de trabajo.
  • Se estiman adaptaciones de jornada, por ejemplo: tras la reincorporación por un permiso paternal o para cuidar bebes lactantes de menos de 9 meses.
  • Se incluye un permiso por nacimiento para el otro progenitor de seis semanas obligatorias.
  • Se incluye también un permiso parental para el cuidado de un menor de doce meses de diez semanas de duración para cada progenitor.
  • Se exigen medidas a favor de la promoción interna de las mujeres, dentro de sus lugares de trabajo.
  • Se considera falta grave el despido de la trabajadora víctima de la violencia de género por el ejercicio de su derecho de la tutela judicial efectiva


Es decir, todos estos cambios que incluyen permisos, suspensiones de contrato y excedencia, son derechos individuales de las trabajadoras que pueden ejércelos en cualquier momento. Y con el objetivo de garantizar el cumplimiento de estas medidas, la proposición de ley recoge la necesidad de crear la Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo en el empleo y que formará parte del Organismo Estatal Inspección de Trabajo y de Seguridad Social. 

En su caso, y a pesar del voto a favor, también hay reproches para esta nueva ley pues no está del todo bien enfocada, pues como han criticado varios partidos de la oposición, esta ley se queda corta y se queda en algunos aspectos en un mero “parche”: el problema va más allá de simplemente poner a una mujer en un puesto directivo. Pues hay que animarlas, formarlas, inspirarlas y motivarlas a que lleguen a esos puestos de nivel. Y también regularizar otro tipo de trabajo, pues no sólo existe un techo de cristal en el mundo empresarial, sino también en el de aquellas que trabajan en mercado negro, en hogares domésticos, en la prostitución, las que están en excedencia por maternidad,  en el paro, etc. Además se deben incluir otros puntos necesarios en el debate, aparte de la conciliación, como es la brecha salarial, el empoderamiento de la mujer, capacitada a realizar cualquier tipo de trabajo, y el despertar de la conciencia femenina, el deber de estar más presentes en cualquier campo. 

Rebeca Nguissani
SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig