Magazine

Dejar de fumar



El tabaquismo es de las primeras causas de muerte evitable, tal y como viene indicando la Organización Mundial de la Salud, desde tiempos inmemorables. Hay quien todavía defiende que fumar es sexy, de ahí que se juegue con ello en la fotografía, en el cine o en la vida real... ¿O no habéis escuchado (o incluso dicho) frases de tipo: "es que me encanta cuando se enciende un cigarro"; "la forma de coger el piti te queda bien"; o sucumbido al juego seductor de pedir fuego a esa persona tan atractiva...? El estudio de The Young Male Cigarette and Alcohol Syndrome (Evolutionary Psichology) confirma este vínculo entre la sensualidad y este hábito insano, cuyo hilo conductor se enfoca en el riesgo. Pero fumar es mucho más que eso. El tema del tabaquismo esconde gran profundidad, al ser un vicio tóxico, del que salir (una vez que ya estás dentro) puede resultar de lo más difícil, y sólo muy pocos consiguen desprenderse de ello:



Supongo que empecé como todos. Cuando probé mi primera calada de un cigarro, con la que por aquel entonces era mi muy mejor amiga, me quedé con la sensación de: ¡qué asco tía! Nos decíamos entre tosidos. Para ella también era el primer cigarro de su vida, y aunque por entonces no lo sabía, ha acabado resultando uno de los vicios más caros de la mía.

A día de hoy, me presento como una persona fumadora, y adicta al tabaco. Reconozco que a raíz de la elección diaria de seguir fumando, he conocido a personas e historias las cuales considero que sólo se cuentan con un cigarro en la mano. 

El hecho de que haya una ley que clasifique a fumadores y los obligue a fumar fuera de los establecimientos de lugares públicos, crea una sensación de empatía con tu compañero fumador, que también está fuera del lugar en cuestión por la necesidad de fumarse un cigarro, que solo otro fumador entendería.

Me ha costado tantos años asumir que soy fumadora como darme cuenta y admitir que estoy realmente enganchada al tabaco. 
La idea de pensar que invierto más de 20 euros semanales a mi vicio debería de hacer que automáticamente lo descartase, aunque sólo sea por tacaña. Pero lo cierto es que he intentado dejar de fumar unas cuantas veces a lo largo de mi vida, a veces durante días, e incluso reconozco que han habido semanas en las que lo he dejado y he vuelto más de una vez.

Por ahora, cuando escucho a ex fumadores celebrar, hablar o reforzándose con el número de días, meses o incluso años que llevan sin fumar, me alegro especialmente por ellos, y me vuelvo a perdonar por el hecho de que yo todavía no he conseguido dejarlo.

Testimonio real de una mujer, 28 años


Cuando se trata de la adicción, nunca es fácil hablar. Lo  mejor que podemos hacer es escuchar para comprender y tratar de dar buenos consejos, que ojalá puedan inspirar a las personas que tienen intención de dejar de fumar. Si eres una de ellas, queremos compartir nuestros consejos contigo: 

El primero ya lo tienes, estar de acuerdo con dejar de fumar. Así que, considérate con la fuerza de voluntad suficiente; Ten presente el precio de las cajetillas, estás invirtiendo gran parte de tu economía y ser consciente de ello te recordará por qué quieres dejar de fumar; Si estás en el proceso, mantén tu mente ocupada y trata de hacer alguna actividad física, eso siempre ayuda; Rodéate de gente que respeta tu decisión y te apoya; no busques otras alternativas viciosas, lo importante es dejar el vicio y no empezar otro; sé paciente; y no te preocupes por cosas como subir/bajar de peso, o tener más ansiedad, es todo parte del proceso, para mitigarlo puedes recurrir a técnicas diarias de meditación, o mindfulness; Recurre a un profesional, esto siempre lo hará más efectivo. 

SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig