Cuando todo se reduce al machismo


La semana pasada vivimos un gran acontecimiento que marcaría un antes y un después en lo que se refiere al deporte femenino: Ada Hegeberg, jugadora noruega de fútbol, con sólo 23 años, recibió el primer premio de Balón de Oro femenino como reconocimiento a la gran temporada que ha realizado, convirtiéndose en la primera mujer en ser proclamada mejor futbolista del mundo. 


Sin embargo, este importante momento se ha visto empañado por un desafortunado comentario realizado por el Dj y animador de la Gala Martin Solveig: tras ser llamada al escenario para recibir el premio, el presentador  le realizó un par de preguntas normales. Después se trasladaron a la zona donde se encontraba el DJ Martin Solveig para intentar animar la gala y ofrecer un ambiente más distendido. Por lo que para ello le ofreció bailar y le planteó la famosa y controvertida pregunta de “¿sabes hacer twerking?”, a lo cual ella contestó con un rotundo no.



Como era de esperar, tanto las redes sociales como los medios de comunicación se hicieron eco del comentario. Todos se preguntaban lo mismo: ¿Es un simple comentario desafortunado o es una machistada en toda regla? A ver, es obvio que el DJ no lo hizo bien. Se puede proponer o sugerir bailar a la deportista, pero no plantearle bailar de una forma sexista y que en una gala como esa, estaba fuera de lugar.

No obstante, tomar el comentario fuera de contexto como han hecho muchos, es un error. Es  necesario saber “por qué” (aunque realmente no existe justificación para ello). Antes de entregarle el premio, al anterior galardonado también le invitó a bailar. El objetivo era realizar una gala divertida con ambiente festivo. Así que, no fue la única que tuvo que bailar. La cuestión es, que a pesar del tremendo error del DJ y de intentar arreglarlo después bailando una canción de Frank Sinatra para rebajar la tensión, los medios no hicieron más que destacar ese momento. Se olvidaron del objetivo y el fin del premio: reconocer el recorrido de la deportista. La mayoría de estos, lo único que hicieron fue recoger el comentario a modo de titular, obviando los méritos de la futbolista y sus logros.

Hoy en día, cualquier cosa que se hace que atente contra el respeto hacia una mujer es expuesta y a veces, como en este caso, sólo se hace mención a ello dejando de lado el resto. No estamos diciendo que no hay que “denunciar” estos hechos, sino que de la igual manera que se denuncian, también hay que contar toda la verdad y el resto de cosas que han ocurrido. Por lo tanto no fue el presentador el que amargó el premio, sino todos los medios de comunicación que  “manipularon” la forma de dar la noticia para desviar el tema de los méritos deportivos de la futbolista, que por cierto, tras el bochorno, la futbolista ya ha dejado claro que ella lo que quiere es hablar de fútbol.  

Rebeca Nguissani
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Taova | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig