Magazine

Vivir en automático


Se acabaron oficialmente las vacaciones. Con el año nuevo, y la vuelta a la rutina, es habitual tener una lista de propósitos anuales para tratar de sacar nuestra mejor versión. Aunque he de decir que yo nunca lo hago así. Como casi todo el mundo, me marco objetivos asequibles que requieren de esfuerzos cotidianos. Pero me gusta que éstos, sean objetivos semanales. Tres objetivos semanales, para ser exactos. Por ejemplo: dormir más, estudiar y salir a correr.

Entre los objetivos que me he puesto esta semana está el de reconocer cuándo estoy viviendo en automático. Vivir en automático lo definiría como pasear por la vida movido por la inercia. Hay muchos momentos en los que nos movemos por inercia sin apenas darnos cuenta: al arrascarnos la espalda cuando nos pica o con el simple gesto de cerrar los ojos tratando de recordar algo. Con esa inercia estoy a gusto. Pero lo que intento averiguar es cuál es el motor que le da sentido a la mayoría de acciones que realizo a lo largo del día. 

Este propósito me ha hecho darme cuenta de que me siento un poco desorientado. Y no considero que eso sea malo. Creo que es una etapa de búsqueda en la que todas y todos nos vamos a tener que enfrentar en algún momento del año, muchas veces. 


Tampoco pienso que sea tan importante conseguir todas las metas marcadas. Coincido con esas frases guays de Facebook que definen la vida como un camino del que debes disfrutar del recorrido



“La vida es como montar en bicicleta; para mantener el equilibrio necesitas seguir moviéndote.”

“Nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces.” 

“Descubre lo que quieres y aprende a pedirlo.”


En fin... La semana que viene me pondré el objetivo de no usar tanto las redes sociales. Pero por el momento te lanzo una pregunta: ¿tú cómo haces para no vivir en automático? 

John Sam
SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig