#WednesdayInspiration Rosalía ¿apropiación cultural o evolución?



Cuando nos paramos a pensar en la estética de Rosalía, la podemos relacionar no sólo con la estética gitana sino también con el aspecto nigeriano, el más negro posible; de una forma renovada: las cejas de julepé, las uñas extravagantes, la corona de trenzas inusuales recogidas en un estilo que ya hemos visto antes, un indicio místico de deja vú que hace referencia no sólo a un pasado, sino también a un presente, y un futuro de lo más prometedor. 

Desde que su nombre se hizo hueco dentro del panorama musical tanto nacional como internacional, sus detractores la han acusado de apropiarse de algo que no le pertenece. Pero es que, ¿qué pertenece a quién?

Su continuidad generando música y nuevo arte, es también una manera de romper con la estética homogeneizada en la que "debiera encasillarse". Pero Rosalía es puro ingenio, talento y disciplina. En su último vídeo De aquí no sales, podemos percibir influencia de artistas tan peculiares como dispares: M.I.A, Kelsey Lu o Björk en su estética; Givenchy o Maria Escoté en la vestimenta; Camarón de la Isla o Travis Scott en los sonidos; e incluso coreografías dignas de divas modernas como Beyoncé o Rihanna. 

Con esto Rosalía demuestra que, al final todo lo que vemos viene a ser sólo ella: una artista creativa, que con una amplitud infinita de miras y fuentes de inspiración tan diferentes entre sí, confronta directamente lo establecido para traernos algo nuevo, fresco y enteramente admirable.

Lo que a veces se tacha de apropiación, se puede coronar también como símbolo de evolución porque al final lo bonito es que todas las personas se puedan sentir parte de lo que en realidad, les mueva por dentro. Pero si Rosalía, fuera gitana de verdad o nigeriana, ¿el foco de atención seguiría siendo el mismo? Abrimos debate

Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Taova | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig