Magazine

Alicia Keys sin maquillaje en los Grammys | Descubre su revolución del #NoMakeUp (iniciada en 2016)


Todos llegamos a un punto en nuestras vidas (especialmente nosotras, las chicas) donde tratamos de ser perfectos.

¿Comienza en algún momento de segundo curso, después del día de la foto, cuando te pones el pelo muy rizado porque tu madre dice que es hermoso pero todos tus "amigos" se ríen de ti?

Toma el pincel y el gel y coloca tu hermoso y grande cabello en la coleta más apretada que puedas para contener tu cabello único en un moño, ocultando un pedazo de quién eres para encajar en una imagen de lo que otros parecen ver como perfección.

Sí, ese es un momento.

¿O qué tal en secundaria? Donde todas las chicas "bonitas" llevan lápiz de labios, delineador de ojos y rímel. Algunas de ellas son tan hábiles que incluso se parecen a esas modelos en todas las revistas que has leído, las que te hicieron sentir un poco incómoda contigo misma, tergiversada o simplemente invisible.

Otro momento es cuando algunas se dan cuenta de que para encajar o ser consideradas bonitas, deben maquillarse para estar un poco más cerca de ser perfectas.

Sí, ese es otro.

Confía en mí, ese momento no solo terminó en la secundaria. Recuerdo cuando empecé a estar en el ojo público. ¡Oh por Dios! Todo el mundo tenía algo que decir. "Ella es tan dura, actúa como un niño, debe ser gay, ¡debería ser más femenina!" Pero la verdad es que solo era de Nueva York.

En las calles de Nueva York tenías que ser duro, tenías que ser dura, la gente necesitaba saber que no tenías miedo a luchar.

Pero aquello no eran las calles de Nueva York. Era el duro y crítico mundo del entretenimiento y mi mayor prueba hasta el momento. Comencé, más que nunca, a convertirme en un camaleón. Nunca siendo completamente quien era, sino cambiando constantemente para que todos "ellos" me aceptaran.


Antes de comenzar mi nuevo álbum, escribí una lista de todas las cosas de las que estaba harta. Y una de ellas fue la cantidad de mujeres que se lavan el cerebro para sentir que tenemos que ser flacas, sexys, deseables o perfectas. Una de las muchas cosas de las que estaba cansada era el juicio constante de las mujeres. El estereotipo constante a través de todos los medios que nos hace sentir como si tuviéramos un tamaño normal, no es normal, y el cielo no lo permite si eres talla grande. O el mensaje constante de que ser sexy significa estar desnuda.

Todo esto es tan frustrante y tan imposible.

Me di cuenta de que durante este proceso, escribí muchas canciones sobre máscaras llenas de metáforas sobre cómo esconderse.

Necesitaba estas canciones porque realmente estaba sintiendo esas inseguridades.

Finalmente estaba descubriendo lo mucho que me censuraba a mí misma, y eso me asustó. ¿Quién era yo de todos modos? ¿Ya sabía cómo ser brutalmente honesta? ¿Quién quería ser?

No sabía exactamente las respuestas, pero las quería desesperadamente.

En una canción que escribí, llamada "Cuando una chica no puede ser ella misma", dice:

En la mañana desde el momento en que me levanto / Qué pasa si no quiero ponerme todo el maquillaje / Quién dice que debo ocultar de qué estoy hecha / Tal vez todo este Maybelline está cubriendo mi autoestima

Sin faltarle el respeto a Maybelline. La verdad es que... Realmente estaba empezando a sentirme así, como que no era lo suficientemente buena para que el mundo lo viera.

Esto comenzó a manifestarse en muchos niveles, y no era saludable.



Cada vez que salía de casa, me preocupaba no ponerme maquillaje: ¿qué pasaría si alguien quisiera una foto? ¿Y si lo postearan? Estos eran los pensamientos inseguros, superficiales, pero honestos que pensaba. Y todo, de una manera u otra, se basaba demasiado en lo que otras personas pensaban de mí.

Encontré mi camino a la meditación y comencé a enfocarme en la claridad y un conocimiento más profundo de mí misma. Me centré en cultivar la fuerza y la convicción y puse una práctica para aprender más sobre mi verdadero yo. Y prometí que abordaría las cosas de manera diferente, esta vez con respecto a mi imagen; y permitiría que mi ser real, como es, se manifieste.

El tiempo pasó después de que escribí "Cuando una chica no puede ser ella misma", y no pensé mucho en eso. Supongo que me puse a trabajar y estaba demasiado concentrada en crear música como para pararme a pensar en ello tan específicamente.

No fue hasta que entré en uno de mis primeros lanzamientos para mi nuevo álbum recientemente, cuando el problema estuvo al frente y en el centro nuevamente. Acababa de venir del gimnasio, tenía una bufanda debajo de mi gorra de béisbol y la hermosa fotógrafa Paola (nunca conocí a una Paola que no me gustaba) dijo: "Tengo que sacarte fotos ahora mismo, así. La música es cruda y real, y estas fotos también tienen que serlo! "



Me quedé impactada. Al instante, me puse un poco nerviosa y me sentí algo incómoda. Mi cara estaba totalmente en carne viva. Sólo llevaba ¡una sudadera! En lo que a mí respecta, este era mi aspecto espontáneo para correr, no el aspecto real de una sesión de fotos. Así que le pregunté: "¿Ahora ?! ¿Como que ahora? ¡Quiero ser real, pero esto podría ser DEMASIADO real!"

Y eso fue todo. Ella comenzó a disparar.

Era solo un fondo blanco liso, yo y el fotógrafo íntimamente relacionados, yo y esa gorra y bufanda de béisbol y un montón de magia invisible circulando. Y juro que fue lo más fuerte, lo más poderoso, el más libre y el más hermoso momento que jamás he sentido.

Me sentí poderosa porque mis intenciones iniciales se realizaron a sí mismas. Mi deseo de escucharme a mí misma, de derribar las paredes que construí durante todos esos años, de estar llena de propósitos y de ser yo misma. El universo estaba escuchando esas cosas que me había prometido a mí misma, o tal vez finalmente yo estaba escuchando al universo, pero como sea, así es como empezó todo esto del #NoMakeUp. Una vez que la foto que tomé con Paola salió como la obra de arte de mi nueva canción "In Common", fue esa verdad la que resonó en otras personas que publicaron selfies de #NoMakeUp en respuesta a este, mi verdadero y crudo yo.

Pido a Dios que sea una revolución.

Porque ya no quiero cubrirme. No mi rostro, no mi mente, no mi alma, no mis pensamientos, no mis sueños, no mis luchas, no mi crecimiento emocional. Nada.

Alicia Keys x Lenny  (Mayo 2016)
SHARE:

No hay comentarios

Publicar un comentario

Blogger Template Created by pipdig