Guía definitiva para un buen desayuno



El desayuno es la comida más importante del día, por eso hay que hay que dedicarle su tiempo, elegir bien y disfrutarlo. Debes saber que desayunar leche con galletas, un café con un bollo o un bowl de cereales azucarados no es desayunar de forma sana. Para desayunar bien, se necesitan alimentos que aporten muchos más nutrientes, que sean completos y beneficien a tu organismo. De esta forma, estarás preparada para comenzar el día con energía.



En el menú de un buen desayuno no puede faltar:



1

Infusión o té de hierbas, como el té verde o el té matcha

Para estimular el sistema inmunológico gracias a sus propiedades antioxidantes. El té verde, contiene un polifenol antioxidante que combate especialmente la grasa blanca que se acumula en abdomen. Mientras que el matcha, es un superalimento que estimula el sistema inmunológico y frena el envejecimiento de las células gracias a que es rico en catequina y en aminoácidos.






2
Cereales integrales como los Copos de avena o el pan integral


Ricos en hierro, fibra y minerales. Los copos de avena puedes añadirlos a un yogur natural con fruta cortada, o incluso preparar un pancake con un plátano maduro, dos huevos y dos cucharadas de avena.

El pan integral debe ser completamente integral a base de harina de trigo.



3
Grasas saludables, como el aceite de oliva o el aguacate.

Para proporcionarte la energía que necesitas. También los frutos secos o mantequilla, pero sin abusar, ya que son de alto contenido calórico. Además es muy importante fijarse en la calidad de estos alimentos ricos en nutrientes.

Proteínas como los embutidos magros o huevos. 

Las proteínas son los alimentos que más sacian, lo cual es bueno para evitar el picoteo entre horas. Los embutidos magros como el jamón ibérico desgrasado, el pavo sin grasa, el salmón marinado, son ideales. Una tortilla de claras de huevo puede ser la proteína de más alto valor biológico.



4
Fruta como naranja, manzana, kiwi, arándanos o plátano.

Siempre es más recomendable tomarse las piezas de fruta entera antes que en zumo, de esta forma consigue saciar y nos proporcionan todos sus nutrientes. 

Si prefieres hacerte un zumo, evita echar azúcar (la fruta ya contiene su propio azúcar natural), y no añadas más de tres frutas como máximo. También puedes optar por un zumo, como el zumo de apio, con su rico aporte de nutrientes beneficiosos (vitaminas A y K, fibra, hierro, calcio y potasio).



Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Taova | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig