El poliamor en una sociedad estructural | Un análisis por Alba Roots



Poliamor es un término del cual muchos oportunistas se aprovechan para ejercer una promiscuidad carente de valores, ética y sobre todo de cuidados afectivos muy alejada de lo que viene a ser realmente el concepto "poliamor". Es cierto que puede dar lugar a confusiones, puesto que la estructura no es hermética y no existe manual de instrucciones, como en las relaciones "normativas" que ya vienen con unas pautas bien establecidas y aprehendidas. Sin embargo, hay que admitir que estamos en una sociedad tan acostumbrada a seguir instrucciones, y al hablar de las relaciones sexuales/afectivas siempre hay que ponerle nombre y pautas para que a la gente no se le explote la cabeza.


Antes de continuar vamos a dejar claros ambos conceptos, para las personas que nunca hayan oído hablar de estos términos.



Poliamor o relación poliamorosa 

Es aquella que es construida y gestionada por las personas que estén implicadas en ella. Es una relación no monógama que no sigue las normas preestablecidas, sino que parte desde 0 y se va desarrollando en función de como las personas implicadas quieran hacerlo. Es importante señalar que este tipo de relación requiere mayor implicación en cuanto a la gestión, la comunicación y los cuidados; al no ser una relación "normal",  deberás pensar por ti misma cómo desarrollar la relación, mientras que en una relación normativa hay muchas cosas que se dan por hecho. Esto última resulta gracioso, pues que se den por hecho las cosas, suele generar gran cantidad de problemas, sin embargo el plantearse pensar y diseñar una relación sin darla por hecho se considera de locos.



Relación normativa 

Es la que se da únicamente entre dos personas, es de carácter monógama, y se dotada de exclusividad afectiva sexual a la pareja. Este tipo de relación se desarrolla con unas pautas muy marcadas que se dan por hecho; yo la llamo la app de las relaciones pues viene establecida de serie en nuestro dispositivo y a veces es casi imposible de desinstalar y con ella todo la construcción social, familiar, un modelo de fidelidad, celos, traición, drama, etc...


Estas dos definiciones nos proporcionan la visión dual que tanto nos gusta a las personas, es decir, el blanco y el negro de las relaciones... Y luego estaría lo que yo llamo, la diversidad relacional, que hace referencia a todos esos colores que hay en el medio, donde podemos encontrar una amplia diversidad de identidades que no se identifican con ninguna de las dos anteriores definiciones y que encuentran nuevos caminos y maneras diferentes de reinventarse, tanto a sí mismas, como a las relaciones que forjan.  




Otra de las cosas que siempre he dicho es que, en esencia, somos cambio, por ello no tienes que elegir o identificarte siempre con una  sola definición,  por lo cual a mí me gusta decir "estoy en situación de..." porque no todas las parejas sexuales/afectivas que me encuentro en mi camino me inspiran lo mismo, ni tampoco quiero vivir un modelo de relación en concreto con todas ellas, e incluso por supuesto puedo estar en situación de monogamia o no, con la misma pareja.



Creo que somos muchas las personas que hemos vivido situaciones como la de desarrollar sentimientos afectivos o románticos por alguien, pero no necesariamente sexuales y su viceversa, que sería el deseo sexual sin implicación afectiva. Lo patético de nuestra sociedad es que la segunda está mas aceptada que la primera porque se trata de cuantos triunfos/cuerpos/consumo has conseguido, mientras que el amar, cuidar y apoyarse sin irse a la cama juntos se considera de locos o (y esto es lo mejor) "típico de otras culturas", donde es el hombre el único que tiene derecho y acceso a tener más de una pareja afectivo sexual.

O sea... Que Dios, la vida y la cultura ha dotado a los hombres de algunas localidades geográficas, la capacidad de amar y convivir con más de una pareja y a al resto de seres humanos no; Y éste es un planteamiento que nadie podría cuestionar, porque hay cosas que son así y punto.


Volvemos a lo mismo, al sistema no le conviene que creamos otras maneras de relación, las cuales puedan tejer redes afectivas, de apoyo y cuidados, pues desmontarían toda una industria musical y cinematográfica basada en los dramas de pareja, el cotilleo, el morbo y toda la salsa rosa... Con este articulo como con todos, no trato de convencer a nadie, sino invitar a la reflexión. Y de paso, pedir a todo el mundo, que ame como más favorable le sea, pero que AME 💕

Alba Roots 


Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Taova | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig